Emblemáticos tesoros del mudéjar en el valle del Jiloca

Un verdadero paraíso para los amantes del turismo cultural es la ruta por los pueblos de la comarca de Calatayud. En ellos, se conjuga belleza natural, arte, balnearios y animados festejos populares que conforman un programa lúdico al que pueden acceder aquellos viajeros interesados en practicar un turismo de calidad y con muchas posibilidades.

Dada la extensión de la zona, un recorrido ideal sería visitar Tobed, Belmonte de Gracián, Velilla de Jiloca, Morata de Jiloca y Fuentes de Jiloca, todos ellos, municipios con un importante pasado histórico que ha dejado sus huellas en el caserío y en sus personalísimos monumentos, entre los que destacan los pertenecientes al estilo mudéjar.

D

 

MALUENDA

 

Ver foto en Galería de Imagenes ituada en la ribera derecha del río Jiloca por la N-234 a Daroca y a 16 Km. de Huérmeda, esta la Villa de Maluenda que ofrece al turista magníficos ejemplos artísticos, entre ellos la Iglesia de Santa Marta, de construcción mudéjar del siglo XIV, y bella portada gótica del XV. El templo dedicado a las Santas Justa y Rufina, del mismo estilo que la parroquial, conserva en su interior un magnífico púlpito de yeso, con decoraciones en arcos mixtilíneos y motivos vegetales. El castillo musulmán, fortaleza del siglo X, el convento de carmelitas, obra del siglo XVII, y junto a la carretera de Calatayud se encuentra la ermita del Santo Cristo son otros tesoros de la localidad.

Se han localizado restos arqueológicos situados en la Edad del Bronce, recuperándose restos de molinos barquiformes, cerámicas con motivos decorativos, etc. También se han encontrado restos de un puente de la época romana.

 

Ver foto en Galería de Imagenes IGLESIA de la ASUNCIÓN: La iglesia de la Asunción esta dedicada a Santa María, de estilo mudéjar, fue construida en los siglos XIV y XV en ladrillo, tapial y yeso. Es un templo de nave única y ábside heptagonal, que presenta los muros enlucidos y pintados imitando ladrillo. La portada se abre bajo un notable alero, es de estilo gótico muy puro del siglo XV, con tímpano esculpido, de tipo mediterráneo, en piedra. La capilla del Rosario tiene suntuosa portada en yeso. La torre fue levantada en el siglo XVI, es de planta cuadrada y va decorada con abundantes fajas ornamentales con ladrillos de formas romboides y con arcos renacentistas de medio punto. Adosada al lado sur, quedan restos de la torre original cuadrada con restos de decoración en espiga. En el interior el alfarje sobre el que se encuentra el coro, formado por cuatro jácenas y jaldetas formando cinco secciones, cada una con apeos en voladizo con canecillos aquillados. Ornamentación pintada a base de motivos heráldicos y florales. En su interior alberga dos retablos góticos, una magnifica peana con la testa de San Pedro y un gran lienzo, pintado por Berdusán.

 

Ver foto en Galería de Imagenes IGLESIA de SANTAS JUSTA y RUFINA: Iglesia de nave única de tres tramos cubiertos con bóveda de crucería, con ábside poligonal de siete lados y capillas laterales entre los contrafuertes, con bóvedas de cañón apuntado. Flanquean la fachada a los pies dos torres. Todo el interior va decorado con pintura simulando aparejo de ladrillo, además decoración agramilada y pintada basándose en elementos mixtilíneos entrecruzados formando rombos y llenando grandes paños en las capillas laterales. Destaca en yeso tallado un púlpito decorado con elementos geométricos de tradición hispanomusulmana, y al exterior una galería de arcos apuntados recorre el perímetro de la iglesia.

 

Ver foto en Galería de Imagenes IGLESIA de SAN MIGUEL: Iglesia en estado ruinoso de nave única, con ábside heptagonal, sin contrafuertes, con capillas cubiertas con bóvedas de cañón apuntado. Los dos primeros tramos de la nave se cubrían con bóvedas de crucería sencilla. A los pies dos tramos con bóveda de cañón apuntado, sobre el último de los cuales se desarrolla una torre rematada en galerías de arcos.

 

Ver foto en Galería de Imagenes Torre defensiva EL PALOMAR: Torre perteneciente a la Edad Media, cuyo piso superior se remodeló en el Renacimiento realizando un ático típicamente aragonés con galería de arcos tenia una función relacionada con el castillo, sirviéndole como torre albarrana, controlando el acceso. Se trata de una torre con gran desarrollo en altura, situada en la parte alta de la localidad, al lado del camino que lleva al castillo; es de planta rectangular, de 7 por 4 metros, alcanzando unos 15 de altura. Está realizada en mampostería revocada, exceptuando su remate, que presenta una galería de arcos. Según las descripciones, se articula en cuatro plantas, las dos primeras se cubren con bóveda de cañón apuntado reforzada por dos arcos fajones de ladrillo mientras que las otras dos lo hacen con techumbre de madera; estas plantas se comunican mediante una escalera lateral adosada al muro e iluminada con saeteras. Se desconoce el estado actual del interior. Es interesante la cerca que la rodea exteriormente por todos sus lados; aunque ha sido modificada en algunas partes, otras se mantienen con la obra original, en mampostería.

 

La Cruz Blanca Otros Monumentos de Interes: La localidad ha tenido ocho ermitas: San Lázaro, San Martín, Santa Cruz, San Fabián, San Antón, La Virgen de la Soledad, Santo Cristo y ermita de los Santos Gervario y Protasio. Su estado de conservación es muy desigual, habiendo desaparecido alguna de ellas. Tambien el Santuario de Nuestra Señora de la Soledad y La Cruz Blanca.

 
 
Ver Galería Fototgrafica de Maluenda Ver el Video del Valle del Jiloca