68 Km. de Huérmeda en dirección a Daroca tenemos la Laguna de Gallocanta, una zona catalogada como Zona de Especial Protección para las Aves,Gallocanta se encuentra situada el Sistema Ibérico, a 1.000 metros de altura sobre el nivel del mar y en la confluencia de tres provincias: Guadalajara, Teruel y Zaragoza, siendo provincia de Zaragoza el pueblo de Gallocanta.
Gallocanta es la mayor laguna natural salada del interior de Europa en la que se han inventariado un total de 213 especies de aves de las cuales 91 son nidificantes. Destacan sobre todas, las grullas (grus grus), con concentraciones de hasta 50.000 ejemplares.
Observar al atardecer la entrada de miles de grullas a los dormideros de la laguna es uno de los pocos espectáculos que aún nos quedan. Además de éste mosaico faunístico en el que sobresalen las grullas, además de patos, ánades y garzas reales, entre otras, aparece una flora dominada por bosques degradados de encinas, robles y quejigos. Se trata de un impresionante ecosistema digno de contemplar en temporada de migraciones, hacia finales de noviembre y febrero.

 

 

La Formación de la Laguna: La laguna surge de una fosa tectónica producida por el hundimiento de una falla del sistema ibérico. De esta manera se creó una cuenca endorréica ¿que quiere decir esto? pues bien, significa que todas las aguas de las cuencas se quedan en la laguna sin tener otra salida que la evaporación, es decir, que no desembocan en un río que las lleve al mar. La laguna se remonta a tiempos muy antiguos, al pleistoceno, dicen, cuando ocupaba mucha más superficie que ahora, de lo que aún quedan restos en las lagunas de Zaida y Guialguerrero entre otras. La laguna se nutre, pues, del agua de los arroyos y de los acuíferos subterráneos de la cuenca, dependiendo su capacidad de las precipitaciones anuales. En el sedimento se refleja la historia de la laguna; en él están escritas las fases de sequía que son cíclicas, siendo estas variaciones periódicas del caudal características de la laguna. Cuando las lluvias escasean las lagunas llegan a secarse del todo. Cuando esto ocurre algunas plantas han creado sistemas que les permiten superar las circunstancias tan adversas. Las ovas, por ejemplo, se convierten en oosporas resistentes que subsisten largo tiempo bajo el fondo salino y que cuando vuelva a cubrirse de agua permitirá una total reconstrucción de los prados subacuáticos. Es importante preservar la laguna cuando está seca pues los márgenes de ésta desempeñan un papel importantísimo en su funcionamiento al constituirse en reservas de resistencia de las diferentes especies que pueblan la laguna; pueden pasar años antes de que se produzcan las condiciones óptimas para que todo vuelva a recomponerse. En cuanto a las aves acuáticas, no les queda más remedio que buscar otros parajes hasta que la Laguna de Gallocanta vuelva a estar en su plenitud.

 

Ir a la pagina de Turismo Ornitológico