D Emblemáticos tesoros del mudéjar en el valle del Jiloca

D Un verdadero paraíso para los amantes del turismo cultural es la ruta por los pueblos de la comarca de Calatayud. En ellos, se conjuga belleza natural, arte, balnearios y animados festejos populares que conforman un programa lúdico al que pueden acceder aquellos viajeros interesados en practicar un turismo de calidad y con muchas posibilidades.

DDada la extensión de la zona, un recorrido ideal sería visitar Tobed, Belmonte de Gracián, Maluenda, Velilla de Jiloca y Morata de Jiloca, todos ellos, municipios con un importante pasado histórico que ha dejado sus huellas en el caserío y en sus personalísimos monumentos, entre los que destacan los pertenecientes al estilo mudéjar.

 

D

 

FUENTES DE JILOCA

Ver foto en Galería de Imagenes Siguiendo la N-234 a Daroca y a 25 Km. de Huérmeda, nos encontramos con la villa de Fuentes de Jiloca. La iglesia parroquial de Fuentes de Jiloca domina desde lo más alto del pueblo el caserío que se extiende a sus pies a lo largo de la ladera oeste de la montaña donde se asienta. Una empinada cuesta nos lleva hasta su puerta.

 
 

Ver foto en Galería de Imagenes IGLESIA de la ASUNCIÓN de NUESTRA SEÑORA: Su imponente fábrica, visible desde la distancia, es una obra renacentista de la segunda mitad del siglo XVI. Al exterior nos interesa la torre que se levanta adosada al lado del Evangelio del tramo de los pies. Se trata de un ejemplar de las denominadas torres mixtas con un cuerpo inferior cuadrado construido en el mismo material que la iglesia y otros dos superiores de planta octogonal realizados en ladrillo según cánones mudéjares. Ambos cuerpos octogonales disponen de contrafuertes prismáticos en las esquinas. Lo más llamativo decorativamente hablando de esta torre lo constituyen los frisos cerámicos que lo recorren a distintas alturas.
La iglesia es uno de los pocos ejemplos que tenemos en Aragón de las denominadas iglesia de planta de salón o “hallenkirchen”. Por la documentación exhumada hasta el momento se conoce que el grueso de la construcción se realizó entre 1574 y 1581. Sobre planta del morisco bilbilitano Gabriel Meçot, trabajaron los hermanos Juan y Francisco Marrón junto con Juan de Mendizábal y Juan de Cumista. El coro se terminó en 1577 y la iglesia en 1598 cuando Juan Argos realiza las capillas laterales.
Ver foto en Galería de Imagenes La iglesia tiene tres naves de igual altura, más ancha la central que las laterales. Las bóvedas apean en columnas con basa y capitel de imposta a modo de anillos. El interior consta de cabecera poligonal de cinco lados, tres naves divididas en cuatro tramos y pórtico con coro alto a los pies. En los laterales abren capillas de escasa profundidad entre los contrafuertes que se cubren con bóvedas de medio punto transversales al eje de la nave. A ambos lados del presbiterio abren sendas capillas. Se cubren los tramos de la nave y el presbiterio con bóvedas de crucería estrellada. Los nervios arrancan de las columnas centrales en forma de palmera y de los muros laterales desde sencillas ménsulas a la altura de la imposta que corre a lo largo de todo el perímetro.
En los siglos XVII y XVIII se llevaron a cabo reformas y modificaciones en la iglesia. Una de ellas consistió en cubrir la zona del presbiterio con un arrimadero de azulejería de la llamada de gallos instalada por el bisabuelo de Goya. Como mención el tesoro parroquial guarda una custodia gótica considerada una de las mejores de Aragón, cruces procesionales y otros artículos de culto.

 
   
Ver Galería Fototgrafica de Fuentes de Jiloca