17 Km. De Huérmeda se encuentra la localidad de Cervera de la Cañada,importante plaza cuya iglesia fortificada dedicada a Santa Tecla corona un promontorio con amplias panorámicas sobre la vega del Ribota, sobria en su exterior pero muy interesante por su interior mudéjar.
En el barranco del Cura, podemos contemplar un antiguo acueducto de tres arcos. Además, existen en su término municipal tres ermitas: San Gregorio Ostiense, Nuestra Señora de la Soledad y San Roque.

 

Ver foto en Galería de Imagenes La IGLESIA de SANTA TECLA: La Iglesia ocupa el espacio y restos del antiguo Castillo de la villa desde el añ o de su construcción en 1426 por el maestro Mahoma Rami, que dejo constancia de este hecho en una inscripción que se desliza en el antepecho del Coro. Su planta irregular se interpreta como consecuencia de diversas fases constructivas que según el profesor Borrás corresponderían, una al aprovechamiento de elementos del antiguo castillo, probablemente destruido durante la guerra de los Pedros y otra al resto de la fabrica que se concluiría en la fecha anteriormente mencionada. Por su emplazamiento, función y topología corresponde al arquetipo de iglesia fortaleza.
De su exterior destaca la presencia de un torreón circular de piedra sillar y otro de planta cuadrada que enmarcan el ábside de planta poligonal de cinco lados y con el eje desviado respecto a la nave. La sencilla fachada se remata con una galería de arcos ojivales.
La nave consta de tres tramos, en el de los pies, mas corto es donde se alberga el coro, y entre los contrafuertes se encajan las capillas, sobre las cuales transcurre la tribuna.
Ver foto en Galería de Imagenes Pero lo más singular de este edificio quizás sea su espectacular interior. La decoración original ha llegado bastante completa hasta nuestros días. Todos los tramos de la nave van abovedados con crucería sencilla con nervios de triple bocel que se apoyan en mensuras y una imposta recorre el perímetro del edificio por encima de las capillas laterales.
Ricas reserias góticas confieren a los ventanales una elegante factura con decoración floral, así como al antepecho del coro y al pulpito. Estas reserias se complementan con la decoración agramilada y pintada del resto del conjunto. Los temas decorativos son variados, lazos de seis y ocho ocupan grandes espacios, paños pintados imitando al ladrillo. Decoración floral y dragones decoran los nervios en torno a las claves. Bajo de alfarje del coro, en la enjuta aparece un oculo sorprendente, una estrella de siete puntas, motivo decorativo, único, que se sepa en el mudéjar hispánico.
Ver foto en Galería de Imagenes Motivos heráldicos, con los escudos de Aragón y de la villa, adornan las claves de madera, las yeserias del coro y las vigas del alfarje. Los colores se despliegan en el interior, tanto en los agramilados como en las pinturas murales barrocas, realizadas en 1670, que cubren el presbiterio.
Una maravillosa puerta con labores mudéjares da acceso desde el presbiterio a la sacristía ubicada en la base de uno de los torreones.
En la declaración por la UNESCO del conjunto de Arte Mudéjar Aragonés como patrimonio de la humanidad este se ejemplifico en seis monumentos singulares, uno de ellos fue la Iglesia de Cervera de la Cañada.

 

Ver foto en Galería de Imagenes

 
 
Ver Galería Fototgrafica de Cervera de la Cañada Ver el Video de Cervera de la Cañada