sta villa situada en el extenso y fértil valle del Jiloca a 130 Km. de Huérmeda. Cella tuvo bastante importancia histórica durante los siglos XIV y XVI, debido principalmente a su posición estratégica y sobre todo tuvo su época de esplendor en tiempos del Cid.

 

Ver foto en Galería de Imagenes La IGLESIA de NUESTRA SEÑORA de la INMACULACULADA: La primitiva iglesia de Cella fue edificada por los Templarios en el Último tercio del siglo XII. Hallándose ruinosa a comienzos del siglo XVI, el Papa Julio II dio una bula en el año 1510, concediendo indulgencias a quienes ayudaran a reedificarla.
Se adoptó el modelo levantino de nave única, muy amplia con capillas laterales entre los contrafuertes y cubierta con bóveda de crucería sencilla. Ya en el siglo XVI se remodelaron las capillas de los pies, cubriéndolas con bóvedas de crucería estrellada.
La sólida torre se debe al cantero Juan de Larrenaga, quien en 1612 pactó con el concejo la modificación del proyecto anterior. En 1616 la obra estaba ya prácticamente finalizada a excepción de la escalera.
A comienzos del XIX, en 1802, se hundió la cabecera, que fue reconstruida como si se tratara de un crucero con cúpula, aunque su actual configuración se debe a la intervención de Pablo Monguió, quien diseñó la ampliación modernista en las primeras décadas del siglo XX. Esta iglesia ha sido restaurada en 1999.
En la Capilla frente a la puerta de ingreso se conserva la valiosa representación de la Aparición de la Virgen María, del siglo XIV. En la Capilla del Santo Cristo se conservan fragmentos del antiguo altar de estilo renacimiento. Otros fragmentos de esta obra, realizada en 1560 por el maestro aragonés Bernardo Pérez, se encuentran en el museo parroquial.

 

Ver foto en Galería de Imagenes El AUNTAMIENTO: Situado en la Plaza Mayor de Cella. El Ayuntamiento de Cella es considerado como el de mayores dimensiones del valle alto del Jiloca. Se levantó entre los finales del siglo XVI y los comienzos del siglo XVII en una de las calles de trazado radial cercanas al castillo.
Se trata de un edificio exento, de planta rectangular construido con sillar la planta baja y los ángulos del edificio y en mampostería el resto de la construcción. Consta de tres plantas y su interior ha sido muy modificado.
Al piso bajo se accede desde una lonja abierta a la plaza por cuatro arcos de medio punto doblados que apoyan en pilares acanalados. La lonja se separa del resto de la edificación a través de una línea de imposta.

 

Ver foto en Galería de Imagenes La FUENTE: Este monumento que popularmente se designa con el simple nombre de “La Fuente”, constituye en realidad, una de las obras de mayor valor artístico de toda Europa, dentro de este tipo de construcciones y origen del rió Jiloca. Cella, "la del canal" es mencionada en el Cantar de Mío Cid (con el antiguo nombre de Çelfa), en referencia al acueducto romano proveniente de Albarracín, y es allí dónde según el Cantar espera a los refuerzos necesarios para la conquista de Valencia. Cella forma parte del Camino del Cid.
Fue erigida en 1729 y con un abundantísimo caudal de 6.732 pies cúbicos con un petril elíptico que rodea al pozo entre los años 1729 y 1731 por el Capitán de Ingenieros Domingo Ferrari. Este está considerado como el mayor de Europa.

 

El ACUEDUCTO: El acueducto romano, que partiendo de las proximidades de Albarracín llegaba hasta Cella. Se trata de la mayor obra de ingeniería romana conservada en Aragón. Datada entre finales del I d.C. e inicios del II d.C., son unos 25 kilómetros de conducciones, a cielo abierto o excavadas en la roca, que en ocasiones adoptan forma de galerías subterráneas de hasta 60 metros de profundidad. Con un desnivel aproximado de 3/1000, presentaría un caudal de unos 300 litros por segundo. Del trazado total, son 8 los tramos habilitados para su visita.

Ver foto en Galería de Imagenes

 
Ver Galería Fototgrafica de Cella