91 Km. de Huérmeda se encuentra la localidad de Belchite, o las ruinas consolidadas de Belchite, famosas porque quedó arrasado por las bombas durante la Guerra Civil española en 1937, como exponente de la atrocidad del ser humano.
Lo que se conoce como "ruinas consolidadas" no es sino el resultado acontecido durante la Guerra Civil. El pueblo viejo de Belchite, fiel testigo de ésta contienda, es una de las muestras que verifican aquellos tiempos de guerra. Hoy, entre ruinas, se ha convertido en un solicitado reclamo turístico. Pasear entre sus calles y contemplar los efectos de la guerra sobrecogen al más intrépido visitante.
Un recorrido a lo largo y ancho del Belchite histórico marcará paradas obligatorias en los siguientes puntos:

 

Ver foto en Galería de Imagenes Ruinas del CONVENTO de SAN AGUSTÍN: Está emplazado en el frente Norte, junto a la plaza que lleva su mismo nombre. El convento de San Agustín perteneció a la Orden de los Agustinos ermitaños, los cuales se establecieron a finales del siglo XVI y permanecieron en Belchite hasta la mitad del siglo XIX y de su presencia todavía se conserva la iglesia que mezcla el estilo barroco y neoclásico en sus formas, usando como material el ladrillo, como en el resto de construcciones de la población. Se distingue la planta de cruz latina, destacando en su interior la decoración barroca con estucos y esgrafiados.

 

Ver foto en Galería de Imagenes Ruinas de la CALLE MAYOR: Según nos encontramos emplazados la calle empieza en el arco de la Villa y termina en la plaza Vieja. Como se podrá observar las fachadas son de un admirable valor artístico.

 
 
 

Ver foto en Galería de Imagenes Ruinas de La TORRE del RELOJ: La Torre del Reloj es lo que queda de la antigua iglesia de San Juan, que fue desacralizada para colocar el reloj que marcaría las horas del pueblo hasta su destrucción en la Guerra Civil. La torre es de estilo mudéjar y fue realizada entre los siglos XIV y XV.
Se encuentra en la calle Enrique Naval, frente a un lateral de la Iglesia de San Martín de Tours. El convento pertenecía a la Orden religiosa de las Dominicas de San Rafael, construido en el siglo XVIII. En la guerra de 1936 fue uno de los edificios que más afectado quedó. Más tarde se construyó un nuevo convento en el pueblo nuevo, siendo éste su sede general de la Congregación de las Dominicas de Nuestra Señora de las Victorias.

 

Ver foto en Galería de Imagenes Ruinas de la IGLESIA de SAN MARTÍN de TOURS: Se encuentra ubicada en el frente Sur. Es la construcción más sólida de las existentes que quedan en el pueblo, es toda de piedra y ladrillo, su estado es análogo al de las demás construcciones, sin contar la ruina total de sus capillas y de su cúpula, quedando en pie los muros laterales, portada y la nave lateral cubierta con bóveda. Fue construida en las primeras décadas del siglo XV, aunque con posterioridad, entre 1550 y 1560, sufrió algunas reformas. Entre éstas destacaron la elevación de la nave, la construcción de una galería superior, el cegamiento de algunos vanos y la apertura de otros nuevos, así como la decoración exterior del ábside. Además en el siglo XVIII se amplió la nave con un tramo más a los pies, se modificaron algunas capillas laterales y se construyó la portada monumental.
Tanto la iglesia como la torre tienen un basamento de piedra sillar, aunque el resto de la construcción está realizada en ladrillo. Originalmente se trataba de una iglesia gótico-mudéjar con ábside poligonal y nave única cubierta con bóvedas de crucería, sometida a las citadas ampliaciones y reformas. La torre, adosada al lado meridional de la iglesia, tiene planta cuadrada y estructura de alminar almohade con machón central. Exteriormente aparece dividida en tres pisos, el primero no presenta apenas decoración mientras que en el segundo se observan diversos motivos de tradición mudéjar como zig-zags, esquinillas, rombos... por otro lado, el tercer piso, que cumplía la función de cuerpo de campanas, fue el más dañado por los bombardeos, aunque aún se mantiene el chapitel piramidal como remate.

 

Ver foto en Galería de Imagenes Ruinas del ARCO de la VILLA: Al viejo Belchite se accedía por dos puertas, la Puerta de la Villa que actualmente queda al lado del pueblo nuevo, y el Arco de San Roque, se cree que posiblemente fuese la entrada principal ya que de él arranca la vía principal. La fachada del Arco de la Villa, como se podrá observar es de un valor artístico. Toda la construcción es barroco-mudéjar del siglo XVIII. Por aquella época era muy frecuente en Aragón la construcción de arco-capilla.

 
 

Ver foto en Galería de Imagenes Ruinas del ARCO de SAN ROQUE: Se le conoce como "de San Roque" porque encima había una capilla con la imagen del santo. Aunque no está documentada su edificación se le puede fechar dentro del siglo XVII, fundamentalmente por los aspectos formales que presenta su construcción. El conjunto no iba adosado a los edificios colindantes, sino que entre ellos se abrían unos arcos rampantes que apoyaban en dichos muros y en las fachadas de las casas, contrarrestando de esta manera el empuje lateral de la bóveda. Las fachadas laterales presentan contrafuertes prismáticos y en cada una de ellas se abre un vano adintelado, que curiosamente no están alineados.

 
   
Ver Galería Fototgrafica de Belchite Ver el Video de Belchite